• Nuevo
1

Hipersensibilidad Dentinaria y Lesiones Cervicales no Cariosas – Guía Clínico

165.000 CLP
Impuestos incluidos

Hipersensibilidad Dentinaria y Lesiones Cervicales no Cariosas – Guía Clínico

¡Darse prisa! Solamente 3 ¡artículos que quedan en stock!
Tiempo real: 1 Visitante ahora
Cantidad

La palabra “enfermedad” se origina del latín dolentia, que significa “dolor, sufrimiento”. El significado más simple y original de la enfermedad se refiere a la sintomatología dolorosa. El dolor modifica el estado psíquico, altera el enfoque del individuo para sus actividades normales y, en Odontología, es sin duda el factor que más direcciona el paciente a buscar al cirujano dentista. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), enfermedad es un conjunto de signos y síntomas específicos que afectan a un ser vivo, alterando su estado normal de salud. Del mismo modo, la OMS define salud como un estado de bienestar físico, mental, espiritual y social, y no solamente la ausencia de afecciones y enfermedades. Siendo así, la Hipersensibilidad Dentinaria es una enfermedad fuertemente modulada por el estilo de vida contemporáneo y los factores sistémicos. Esta enfermedad afecta al bienestar psicosocial y físico porque, además del dolor causado durante la rutina profesional y personal, dificulta la ingesta de líquidos, la alimentación e impacta directamente en la nutrición del individuo. El número de pacientes con hipersensibilidad dentinaria aumenta catastróficamente, año tras año, en todo el mundo. La incidencia de esta enfermedad rompe récords en las franjas de edad más jóvenes. Lamentablemente, la mayoría de los cursos universitarios de Odontología en Brasil y en el mundo todavía clasifica la hipersensibilidad dentinaria como una secuela o consecuencia de algo. Las generaciones futuras de cirujanos dentistas no están preparadas para diagnosticar y prevenir esta enfermedad. Muchos todavía creen que la causa de la hipersensibilidad dentinaria es simplemente la exposición de la dentina. Esta creencia fundamentalmente equivocada, transmitida entre generaciones de clínicos, profesores, formadores de opinión e investigadores, es propagada por la industria de la “terapia casera” para el control del dolor. Se ha invertido y se invertirán miles de millones de dólares en tecnologías y marketing para llevar el individuo con hipersensibilidad dentinaria a procurar una farmacia y no un profesional calificado para tratar la enfermedad. La pregunta es: ¿El profesional es realmente capaz de diagnosticar, prevenir, controlar y tratar esta enfermedad? Una reflexión: ¿Será que la industria ha visto el creciente número de personas con la enfermedad y se dio cuenta de que la mayoría de los profesionales y las instituciones de enseñanza considera las enfermedades bucales solamente como procesos inflamatorios, como gingivitis/periodontitis/pulpitis, y enfermedades de origen bacteriana, como la caries, y entonces decidió invertir en productos que enmascaran el dolor? Ahora, si no hay profesionales calificados, se debe colaborar, de alguna manera, con la salud bucal del individuo.

3 Artículos

Hipersensibilidad...

165.000 CLP